Saltar al contenido

Sulfato De Zinc En Jarabe y Pastillas: Dosis, Indicaciones y Beneficios

para que sirve el sulfato de zinc en la salud

El zinc es un elemento esencial para el ser humano y su deficiencia en el organismo puede generar consecuencias graves para la salud. Participa en alrededor de 300 procesos químicos y contribuye en el mejoramiento del sistema inmune o de la función reproductiva, entre tantas otras cosas. Algunos suplementos en forma de picolinato de Zinc, citrato de Zinc, gluconato de Zinc o sulfato de Zinc, cuentan con una buena absorción. En este artículo nos ocuparemos del Sulfato de Zinc en jarabe, pastillas o tabletas: ¿para qué sirve?, ¿Cuáles son sus beneficios?, ¿Cuáles son sus usos?, ¿Cuál es la dosis en adultos y en niños?, ¿Cuáles son sus contraindicaciones?. Todo esto y más te lo contestamos a continuación.

MIRA TAMBIÉN:  Beneficios De Tomar Cloruro De Magnesio En Cápsulas

Beneficios y usos del sulfato de zinc

El Zinc es necesario para muchas funciones del organismo, y su deficiencia se ve manifiesta en síntomas como labios resecos o agrietados, úlceras bucales, uñas frágiles, cabello canoso a temprana edad, impotencia sexual, hiperplasia prostática, etcétera. Niveles adecuados de Zinc en nuestro cuerpo nos ayudan a mantener un sistema inmunológico más fuerte, a prevenir la aparición de algunos tipos de cáncer, a mejorar la memoria, a prevenir la degeneración de la salud visual, a lograr un mejor descanso, mejorar la salud de la piel y muchas otras cosas.

El sulfato de zinc es la forma más barata de combatir la deficiencia de Zinc, Según La base exhaustiva de datos de medicamentos naturales, la suplementación con Zinc resulta probablemente eficaz en los dos siguientes casos:

Sulfato de zinc para el herpes

En los casos de herpes causados por el virus del herpes simple, la evidencia científica solo respalda la aplicación tópica de Sulfato de Zinc a la hora de controlar y disminuir la proliferación de las erupciones cutáneas. El uso oral de los suplementos con Zinc solo cuenta con respaldo científico a la hora de evitar o disminuir la recurrencia de estas lesiones.

Verrugas

El consumo de sulfato de zinc y su aplicación tópica cuenta con evidencia moderada que respalda su efectividad a la hora de tratar algunos tipos de verruga en la piel.

Sulfato de zinc para Vitíligo

Como bien se sabe, el vitíligo es una enfermedad degenerativa caracterizada por la pérdida progresiva de la pigmentación de la piel. En la dermatología moderna, varios estudios se ha podido comprobar que muchos de los pacientes que padecen esta enfermedad presentan carencias de algunas vitaminas y minerales como el Zinc, por esta razón se tiene la creencia de que el consumo de Zinc podría ser útil para revertir esta situación, sin embargo no se cuenta con estudios o análisis que validen esta suposición.

Enfermedad de Wilson

La enfermedad de Wilson es un trastorno congénito que se caracteriza por la acumulación excesiva de cobre en el organismo, como bien es sabido una de las propiedades del Zinc limita la capacidad de absorción de cobre por parte del organismo y aumenta su excreción, resultando muy beneficiosas estas dos acciones para quienes padecen este mal.

Sulfato de zinc para diarreas

La diarrea y el Zinc pueden ejercer efectos uno sobre el otro. Casos de diarreas severas pueden generar deficiencias de Zinc y deficiencias de Zinc pueden generar casos de diarrea. En un artículo publicado por la Biblioteca electrónica de documentación científica sobre medidas nutricionales de la Organización Mundial de la Salud, se sostiene que los suplementos en forma de sulfato de zinc, acetato de zinc o gluconato de zinc repercuten de manera positiva en los niños con diarrea puesto que “el zinc es un micronutriente de gran importancia, esencial para la síntesis de proteínas, el crecimiento y la diferenciación celular, la función inmunitaria y el transporte intestinal de agua y electrolitos”

Sulfato de zinc en niños

En una publicación de la Biblioteca electrónica de documentación científica sobre medidas nutricionales de la Organización Mundial de la Salud se ha recomendado la administración de suplementos de zinc para mejorar los resultados terapéuticos en niños diagnosticados con infección respiratoria, puesto que se piensa que el zinc ayuda a disminuir la susceptibilidad a las infecciones agudas de las vías respiratorias mejorando el funcionamiento del sistema inmunológico. De igual forma se plantea que la deficiencia de zinc aumenta los “riesgo de retraso del crecimiento, enfermedades diarreicas e infecciones del aparato respiratorio.

MIRA TAMBIÉN:  Sulfato de Magnesio: Beneficios, Contraindicaciones y Efectos Secundarios

¿Cómo se toma el sulfato de zinc?

Sulfato de zinc en cápsulas

Cuando se trata de sulfato de Zinc en cápsulas, las concentraciones o los aporte de Zinc suelen ser un poco elevadas para algunas situaciones, y una sola cápsula puede cubrir los requerimientos diarios de zinc, en tal sentido su recomendación o su uso está pensado para tratar a la población adulta que presente cualquier trastorno derivado de la deficiencia de Zinc en el organismo o en situaciones que ameriten aumentar la ingesta de este elemento.

Sulfato de zinc en jarabe

La presentación de sulfato de Zinc en jarabe, regularmente viene diseñada para una aplicación pediátrica, en consecuencia su principal recomendación está indicada para el tratamiento de los cuadros severos de diarreas. Sin embargo, tiene una aplicación más general que abarca todos los trastornos derivados de la insuficiencia de zinc en el organismo.

Dosis adultos y pediátricas

Las dosis de sulfato de zinc dependen mucho del tipo de dieta que se lleve, pero las recomendaciones diarias son las siguientes:

  • En los casos de niños recién nacidos de 0 a 6 meses se recomiendan 8,70 mg al día.
  • De 7 meses a 3 años se recomiendan 13,04 mg al día.
  • De 4 a 8 años se recomiendan 21,74 mg al día.
  • De 9 a 13 años se recomiendan 34,78 mg al día.
  • En edades entre 14 a 18 años se recomiendan 47,83 mg para varones y 39,13 para mujeres. 
  • Para quienes tengan 19 años o más, se recomiendan 47,83 mg para hombres y 34,78 mg para mujeres.
  • En casos de embarazos serian 47,83 mg y en periodo de lactancia 52,17 mg.

Por norma general se recomienda su consumo con las comidas a fin de evitar efectos adversos como vómito, náuseas o dolor abdominal.

Contraindicaciones

En los casos de anemia, hemorragias severas, o cualquier otro trastorno que amerite el consumo de hierro o de algún otro oligoelemento como el cobre, cromo o ácido fólico, no se recomienda el consumo de Zinc, ya que este interfiere en la absorción de aquellos.

Por otra parte el consumo de penicilinas, tetraciclinas o compuestos con fósforo pueden disminuir la absorción del Zinc. También es importante no sobrepasar la dosis indicada pues el consumo en exceso de Zinc podría generar toxicidad.

Referencias:

https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/natural/982.html
http://www.who.int/elena/titles/bbc/zinc_diarrhoea/es/
http://www.who.int/elena/titles/bbc/zinc_pneumonia_children/es/