Cómo Combatir La Anemia: Alimentos y TODO Lo Que Debes Saber


¿Se puede combatir la anemia? Te daremos la respuesta a esta pregunta más adelante!. Esta condición médica se desarrolla por una disminución de los niveles de hemoglobina en sangre o de glóbulos rojos, cuya función es transportar oxígeno y distribuirlo entre los tejidos del cuerpo. Es importante mantenernos en buen estado físico ya que la anemia podría ser indicativo de alguna enfermedad. En este artículo aprenderás cómo prevenir la anemia, que tipos existen, cuales son sus principales síntomas y sus causas.

13 Alimentos para combatir y prevenir la anemia

Cuando ya se padece de algún tipo de anemia, lo mejor sería revisar la alimentación y ver que factores pueden estar produciendo la falta de hierro, ácido fólico o B12. Así como evitar el consumo de aquellos productos que puedan estar causando deficiencias y que podrás ver más abajo en el apartado de cómo prevenir la anemia.

A continuación tendrás algunos de los alimentos más ricos en hierro, ácido fólico y vitaminas que evitan y combaten la anemia:

1. Espinaca 

La Espinaca es uno de los mejores alimentos para tratar la anemia y evitar su aparición al mismo tiempo. Contiene gran cantidad de calcio, vitamina A, B9, E y C, betacaroteno y por supuesto hierro también. Lo ideal es consumirla en ensaladas junto con tomates que son ricos en vitamina C y así poder absorber más fácilmente el hierro. Trata de consumir otros alimentos ricos en clorofila, como el perejil, el berro, el kale, entre otros y haz un rico licuado de hojas verdes con jugo de naranja en ayunas.

2. Espirulina

espirulina

La spirulina tiene múltiples beneficios no solo para evitar la anemia por su alto contenido en hierro, sino que contiene muchas vitaminas y minerales concentradas en poca cantidad de este producto. Una sola cucharada de spirulina aporta 1.5mg de hierro.

3. Remolacha (Betabel)

La remolacha es tan rica en hierro que ayuda a combatir la anemia en un corto período de tiempo, ya que aumenta la eficiencia de las células rojas de la sangre. De acuerdo con un estudio reciente, los anémicos que comieron más remolacha tenían menos palpitaciones y redujeron la sensibilidad hacia el frío (estos son los principales síntomas de la deficiencia).

4. Carnes rojas e hígado

Es una importante fuente de hierro hemo, que es el hierro que se encuentra en los alimentos de origen animal. El hierro hemo se absorbe generalmente más rápido. También se puede comer el riñón, el hígado y el corazón ya que contienen muy alta cantidad de hierro, ácido fólico y vitamina b12.

5. Almendras

Este fruto seco aparte de tener muchas vitaminas y proteínas, contiene muchisimo hierro. 100 gr de almendras contiene aprox 4 miligramos de hierro, o el 22% por ciento del valor diario recomendado. Es muy fácil consumir este fruto seco. En nuestra página escribimos un artículo sobre los beneficios de tomar leche de almendras que te invitamos a leer. (1 litro de ésta puede proveer aproximadamente 3 mg de hierro).

6. Pasas de uva

Al igual que otros frutos secos, las pasas de uva son muy ricas en nutrientes y contienen grandes cantidades de hierro. Es fácil añadir un puñado de estas ricas pasas dulces al cereal, yogur, ensaladas o comer así solas como golosinas. 1/2 taza de pasas de uva aporta aproximadamente 1.6 mg de hierro.

7. Lentejas

Las lentejas pueden resolver cualquier problema de falta de hierro ya que son uno de los alimentos con más alto contenido de este mineral. Estas legumbres además están llenas de vitaminas, proteínas y aminoácidos esenciales. 1 taza de lentejas cocidas tiene aproximadamente 5 mg de hierro. Además es uno de los alimentos vegetales más ricos en ácido fólico con 332 microgramos por taza.

8. Frijoles rojos y negros

Esta es otra legumbre que se asemeja mucho a la cantidad de hierro presente en las lentejas. Una taza de frijoles cocidos produce alrededor del 21% del valor diario recomendado de este mineral, al proveer 3.6mg por cada 100gr cocidos.

También te puede gustar  Para Qué Sirve la Oxigenoterapia en Cámara Hiperbárica

9. Papas

Muy poca gente sabe que las papas son una buena fuente de hierro, siempre y cuando sean preparadas cocidas al horno, al vapor o hervidas. Además, están llenas de vitamina C, que hace que sea más fácil para el cuerpo absorber el hierro que necesita. 1 papa grande o 2 medianas pueden contener 1.8 mg de hierro (14% de la cantidad diaria recomendada).

10. Kale o Col rizada

que es bueno para la anemia

Una de las verduras crucíferas (del mismo tipo como el brócoli, la col china y las coles de Bruselas). El kale ayuda a combatir la anemia y la fatiga por su alto contenido de hierro y ácido fólico. Contiene aproximadamente 1.2 mg de hierro por cada taza.

11. Chocolate Negro

La mayoría de las personas saben que el chocolate negro es bueno para el corazón (con moderación). ¿Pero sabías que también está cargado de hierro? Una porción de 100 gramos contiene aproximadamente 35% de la ingesta diaria recomendada aportando 6.3 mg de hierro.

12. Semillas de Girasol

Las semillas de girasol son conocidas por su impresionante suministro de vitamina E, pero también contienen un montón de minerales y vitaminas esenciales, especialmente hierro y ácido fólico.Una porción de una taza proporciona casi la mitad de las necesidades diarias recomendadas de hierro. Esto podría ser posible al tomar leche (extracto) de semillas de girasol y tomar 1 litro diariamente preparado con 1 taza ya que proporciona 7.4 miligramos de hierro (43% de la cantidad diaria) y 308 microgramos de ácido fólico.

13. Maní

El maní entero o en mantequilla es una de las mejores formas de consumir sobretodo ácido fólico. Una taza suministra 336 microgramos de ácido fólico.

Si estás tratando de conseguir vitamina B12 en tu dieta, debes saber que las únicas formas seguras de obtenerla es de origen animal (a los animales de granja los alimentan con piensos y granos fortificados con B12). Si eres vegetariano estricto, la única forma segura de incluirla es a través de un suplemento. Mucho se habla de que algunas fuentes vegetales como algas y levadura de cerveza la contienen, y si es verdad, pero son análogos de dicha vitamina y no asimilable por el cuerpo humano.

Cómo saber si tienes anemia

Si presentas varios de los siguientes síntomas de forma continua es posible que te encuentres frente a un comienzo de anemia. Sin embargo, cabe mencionar que si se presentan todos o alguno, no necesariamente tiene que ser directamente esta condición, por lo cual lo mejor será acudir al médico quien ordenará los análisis que lo confirmen.

como combatir la anemia

Los principales síntomas de anemia son los siguientes:

  • Palidez cutánea
  • Debilidad o cansancio excesivo y sin razón aparente
  • Ritmo cardíaco irregular o taquicardia
  • Dificultad  para respirar
  • Irritabilidad
  • Mareos
  • Pies y manos frías
  • Temperatura corporal baja

Estos síntomas pueden ser muy leves al principio. Nuestros cuerpos son muy adaptables, y tratarán de compensar la pérdida de oxígeno en la sangre. A medida que avanza este problema, el cuerpo será cada vez menos capaz de adaptarse y los síntomas se harán más evidentes.

Cuales son las causas de la anemia

Las anemias en general pueden ser causadas por enfermedades o por deficiencias nutricionales.

Las primeras pueden ser de tipo hereditario, congénito, debido a la aparición de enfermedades crónicas como la insuficiencia renal o enfermedades de tipo autoinmune como el lupus. La disminución de glóbulos rojos en cualquiera de estos casos puede ser por trastornos en la maduración de los mismos en la médula ósea, por déficit de hierro, por la pérdida de sangre o por rotura intravascular y alteraciones hereditarias.

Por otro lado, las anemias nutricionales, como el término lo indica, se producen por falta de alimentos de valor nutritivo y ricos en hierro o ácido fólico. Se da mucho en embarazadas y lactantes que requieren una mayor cantidad de nutrientes de calidad con contenido de hierro, ácido fólico, vitamina E o vitamina B12 que son necesarias para producir hemoglobina.

Hay que tener en cuenta que también se pueden producir en menor grado por situaciones como la acción de antibióticos, la deficiencia alimentaria, la quimioterapia, el embarazo o algunas hemorragias (incluso las causas por la menstruación).

Qué hacer para prevenir la anemia

La mejor medicina siempre será la preventiva. No esperes a tener los síntomas para mejorar tus hábitos alimenticios y de vida.

  • Comer una dieta sana y equilibrada en la que no falten los alimentos ricos en hierro, ácido fólico (sobretodo verduras de hoja verde, cereales fortificados y legumbres) y con vitamina B12 (En caso de ser vegetarianos estrictos, consumir un suplemento)
  • Reducir la ingesta de té y café, ya que hacen que sea más difícil para el cuerpo absorber el hierro.
  • Evitar el consumo de licor, drogas y cigarrillo, ya que también generan una mala absorción del hierro.
  • Aumentar la ingesta de vitamina C, ya que puede ayudar a la absorción del hierro. Alimentos tales como pimientos, col rizada, brócoli, naranjas, kiwis, fresas, piña, o espinacas, entre otros.
  • Revisa el uso de cualquier medicamento y antibiótico porque algunos pueden conducir a anemia. Algunos son las cefalosporinas, la penicilina, la dapsona.
  • Reducir o evitar el consumo de gaseosas y alimentos procesados.
También te puede gustar  Esta campaña publicitaria demuestra que la naturaleza es la mejor medicina

Cual es el tratamiento cuando la anemia es muy avanzada. ¿Tiene Cura?

En algunos tratamientos con una buena dieta y el consumo de algunos suplementos vitamínicos que ordene el médico es suficiente.

En otros casos como en los pacientes con insuficiencia renal se suministra eritropoyetina o hierro para reponer las pérdidas de sangre.

En situaciones más complejas se pueden hacer transfusiones si es necesario.

La consulta médica es importante cuando hay algún síntoma asociado a cualquier enfermedad ya que puede estar produciéndose una anemia sin darnos cuenta.

Factores a tener en cuenta de la anemia en los niños

Se puede presentar anemia en niños prematuros o con bajo peso al nacer.

La obesidad y la mala alimentación indudablemente son una de las causas más comunes de anemia en los niños. De igual forma las malas condiciones de higiene que permiten la proliferación de mosquitos o bichos que pueden traer consigo el desarrollo de enfermedades que también producen bajas en los glóbulos rojos.

Si no se trata a tiempo y adecuadamente en niños puede retrasarles el crecimiento y el desarrollo de aprendizaje, la capacidad de atención y hasta el rendimiento escolar. A los niños es conveniente llevarlos periódicamente al médico para que controle su crecimiento y en caso de sospechar de anemia solicite un análisis de sangre o hematocrito para detectar si los glóbulos rojos tienen el nivel adecuado para la edad, talla y peso.

Factores de la anemia en el embarazo

Suele ser muy común que las embarazadas presenten baja de los glóbulos rojos principalmente en la segunda etapa o trimestre de embarazo. Se conoce como hemodilución, que significa reducción de hematocritos debido a la subida de peso que aumenta el plasma y la masa de los glóbulos rojos se ve en menor cantidad respecto al volumen plasmático. Durante el embarazo es importante que la mujer tenga una dieta adecuada y muy buenos hábitos, pero sobretodo que nunca deje sus controles médicos y se realice todos los análisis solicitados. Usualmente el médico le formula suplementos de hierro y ácido fólico lo cual ayuda mucho. Los valores normales en un análisis de sangre deben dar entre 11-14 gr de hemoglobina en embarazadas y 12-16 gr en mujeres no embarazadas.

como prevenir la anemia

Tipos de Anemia

Anemia por falta de vitamina B12: Cuando el organismo no la toma de los alimentos o de suplementos, se reduce la producción de hemoglobina.

Anemia por deficiencia de ácido fólico o megaloblástica: En este caso los glóbulos rojos aumentan su tamaño por el bajo consumo de alimentos ricos en ácido fólico

Anemia perniciosa: El estómago deja de producir factor intrínseco. Sin el factor intrínseco, el cuerpo no puede mover la vitamina B12 a través del intestino delgado, donde se absorbe. Esto conduce a la deficiencia de vitamina B12.

Anemia hemolítica: Se genera la destrucción de los glóbulos rojos debido a que el sistema inmunitario se encuentra mal.

Anemias debido a enfermedades crónicas: Afectan directamente la producción de glóbulos rojos. Es el caso de los pacientes con insuficiencia Renal que deben ser tratados en forma especial y consumir suplementos vitamínicos para reponer la sangre. También se dan en enfermedades como el cáncer, la cirrosis y el lupus.

Anemia drepanocítica: Se produce cuando hay cambios en la hemoglobina de la persona, lo cual reduce el oxígeno que es muy importante para la circulación y el transporte a los tejidos.

Anemia Talasemia: Se ocasiona por el daño en los genes encargados de producir hemoglobina. Muchas veces es heredada.

Anemia aplásica idiopática: Algunas personas dejan de producir glóbulos rojos de un momento a otro por la aparición de algunas infecciones, el comienzo de una leucemia o quizás por alguna medicina muy fuerte que han consumido.

Esperamos que con este artículo, hayas aprendido las distintas formas de prevenir y combatir la anemia. Si conoces otras personas a las que les pueda servir esta información, no te olvides de compartir en tus redes sociales!

Dejar un comentario

Simple Share Buttons