Saltar al contenido
Medicina Natural y Alternativa

Remedios Caseros Para Calmar El Dolor De Oído

algo casero para quitar dolor de oido muy fuerte

Las causas del dolor de oído son diversas, pero el caso más común está vinculado a infecciones de diversas índoles, viral, bacteriana o micótica. Su condición cálida, oscura y húmeda, es el ambiente idóneo para la proliferación de agentes patógenos. En este artículo trataremos este tema: el dolor de oídos. ¿Cómo calmarlos o eliminarlos?, ¿Cuáles son los mejores remedios naturales?, ¿Los podemos tratar en casa?, ¿Cómo actuar en caso de dolor de oído en niños?, ¿Y si hay complicación por infección en la garganta?. Sobre estas y muchas otras interrogantes te hablaremos a continuación.

Remedios naturales para el dolor de oído con o sin infección

Regularmente el dolor de oído va acompañado de inflamación y por ahí podemos empezar el tratamiento.

  • Las compresas con agua caliente ayudan a reactivar la circulación de los fluidos en los tejidos de la zona afectada y con ello se disminuye la inflamación. Puedes complementar esta práctica aplicando masajes suaves en la parte externa de la zona dolorida con un poco de aceite de eucalipto (lo venden en cualquier tienda naturista).
  • Tomar infusiones de cúrcuma. jengibre y miel, también puede resultar interesante. Ralla un pedazo de jengibre de 1 centimetro y lo añades junto a 1/2 cucharadita de cúrcuma a una taza de agua caliente, agregas 1 cucharada de miel y listo. La cúrcuma y el jengibre poseen propiedades antioxidantes, relajantes, analgésicas y antiinflamatorias que son de mucha utilidad en estos casos.

En los casos de infección debemos tomar medidas antisépticas que inhiben o limitan la proliferación de los patógenos.

  • Un recurso muy utilizado para estos casos es el agua oxigenada. Para ello nos acostaremos o tendremos de lado, dejando el oído afectado apuntando hacia arriba, luego le pediremos a otra persona que con mucho cuidado nos agregue unas 5 gotas de agua oxigenada dentro del oído. Hecho esto nos quedaremos en esa posición por algunos minutos. Pasado un tiempo nos volteamos rápidamente en el sentido contrario para que salgan todas las impurezas, y repetimos la acción de forma inmediata. Esto podemos hacerlo dos o tres veces al día, hasta que los síntomas disminuyan.  
  • Otro elemento bastante efectivo en los casos de otitis o de dolor de oído por infección es el ajo. El ajo posee muchas propiedades medicinales, refuerza el sistema inmune, es antibiótico natural, anti inflamatorio y antimicótico, etcétera. Podemos usarlo de diversas maneras: Consumirlo crudo para que refuerce el sistema inmunológico y nuestras defensas pueden eliminar a los agentes patógenos, o podemos aplicarlo de forma tópica.
    La forma tópica la podemos hacer por medio del aceite de ajo que se prepara mezclando un par de dientes de ajo bien triturados con 1 cucharada de aceite de oliva para después poner un par de gotas en el oído, o podemos triturar varios dientes de ajo para extraer su zumo, y hecho esto impregnamos un poquito de algodón estéril con el zumo del ajo, formamos una bolita y la colocamos en el oído. Podemos hacer esto cada tres o cuatro horas dejando una hora de descanso entre aplicación y aplicación.
MIRA TAMBIÉN:  Remedios Caseros Para Destapar Los Oídos Por Gripe o Resfriado

¿Funcionan esos remedios caseros para el dolor de oído en niños?

Los casos de dolor de oído en niños se suelen tratar de la misma manera que en los adultos: terapias para atacar la inflamación como las que se explicó con las compresas de agua caliente o algunas gotas de agua oxigenada. Si el dolor de oído está acompañado de flema, se deben tomar medidas orientadas a descongestionar las vías respiratorias. Básicamente las indicaciones en estos casos giran en torno a la prevención. Hay que tener presente que a su edad los niños están en una fase de exploración y pueden llevarse objetos extraños al oído, también se debe estar pendiente para que no le quede agua dentro de éste. En los bebés que no pueden comunicar abiertamente su dolor hay que estar pendiente de signos indicativos como pérdida repentina del equilibrio, pérdida de la audición, malestar general, llanto o tocarse el área de las orejas.  

error: